Cochabamba, Bolivia - Dirección: Final America Oeste - calle Berlioz s\n

Telf: +591 4 4422736 - Mapa

  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

La fuerza de los niños

August 26, 2018

 


Son las 4 de la mañana. Tengo a la pequeña Anahí en brazos para que digiera. Acaba de tomar su merienda nocturna. La pequeña llegó hace dos semanas a nuestro Hogar. Tiene 10 meses y pesa poco más de 4 kilos. Su madre tiene 14 años. No sabemos de qué sufre Anahí. Ella está bien aquí. Ha aprendido a sonreír feliz. Son horas que estamos despiertos con Tania atendiendo a nuestros niños, a nuestros hijos, a nuestro pequeño pueblo de niños enfermos, que sufren por el repentino cambio de clima. Es así casi todas las noches, en esta casa bendecida por Dios. Son años que es así. No somos personas especiales. Somos un ejemplo humilde, pero real, de esta Bolivia que tiene corazón y alma de pobres.
Acogemos aquí, en esta casa bendita, con cariño y ternura, a niños con hidrocefalia, niños ciegos, niños con autismo, niños con microcefalia, con síndrome Down, con VIH, con parálisis cerebral o enfermedades genéticas graves. Y el nuestro es solamente uno de los Hogares de Cochabamba, ciudad donde hay muchos Centros, y muchos de ellos están a cargo de la Iglesia.
En estos últimos años se nos ha pedido recibir a niños y jóvenes con leucemia. Son muchos los niños/as que sufren por esta enfermedad que cada vez más se descubre.
Aquí, a nuestro Hogar, hace tres días ha llegado Brayan, de 8 años. También él sufre de leucemia, una forma de leucemia grave. Un niño despierto, inteligente. La Doctora del Oncológico nos han pedido recibirlo por dos semanas porque su madre, que es del campo y es una madre responsable, ha ido a su pueblo, Chilijchi, en el camino antiguo a Santa Cruz, para sembrar choclo en su chaco, con la esperanza de conseguir un poco de dinero, en la cosecha antes de Navidad, y así poder seguir estando al lado de su hijo enfermo, pagando las cuentas del hospital. En cambio, la mamá de Joel, niños de 5 años, ha decidido venir a vivir aquí con nosotros, junto con su hijo enfermo. La mamá de Paolita sigue por el momento en Shinaota.
Tengo en mi celular decenas y decenas de nombres de papás y mamás de niños/as enfermos que ni siquiera conozco bien. Ayer me ha escrito la mamá de Jade. Creo que la pequeña tiene 7 meses. Está en el Hospital Materno Infantil. El Dr. Suárez, el jueves pasado, me ha pedido ayuda para la cirugía de tres niños pequeños que están en su sala de desnutridos graves. Jade es una de ellos. La mamá me ha escrito para confirmarme que ya tiene todos los documentos para viajar con su hijita a Argentina, donde la atención médica es gratuita también para niños bolivianos. Sólo el año pasado, gracias al apoyo del Ing. Ronald Casso, Gerente General de BoA, y de sus colaboradores más cercanos, que nos quieren mucho, pudimos viabilizar cirugías delicadas para más de 30 niños en los hospitales de Buenos Aires. ¿Imaginamos lo que representa para una familia el regreso a casa de un niño sano, desahuciado aquí en nuestro medio? Justo en la tarde de ayer vinieron a visitarme los papás del pequeño Mathías que cumple recién 9 meses de edad. Cuando tenía dos meses, viajó a Buenos Aires, en estado muy grave. Tuvo que estar allá más de 6 meses. Le realizaron una cirugía al corazón muy delicada y compleja. Duró casi 9 horas. Tardó mucho en recuperarse. Pero ahora está sano. Pesaba 3 kilos en febrero y ahora llega casi a los 9. Los papás: felices a no decir.
Pero aquí en el hospital público actúan de forma inteligente y aplicada todos los médicos, tantas doctoras amigas, las enfermeras y el resto del personal, coadyuvado por el aporte precioso de las Damas de Rosado, de otros grupos e Instituciones, de las Iglesias y empresas particulares, como Copelme y otras, que cumplen un rol de servicio esencial.
Todos los días, al regresar a casa, me cruzo con esta escrita en una pared: “La unidad es el camino”. Linda expresión, que yo comparto plenamente porque representa el recorrido de este pueblo sencillo y generoso que es Bolivia, que se la ingenia para poder ganarse el pan de cada día, en la calle, no ostentando progreso que no necesita. No lo necesita porque el pueblo boliviano es el más anónimo y silencioso entre los países de este continente, pero no ha perdido su alma y su inteligencia y mantiene una mente viva. De hecho, en estos 20 años yo he comprobado el ánimo generoso de las personas que nos visitan, que cruzamos en las calles, en los hospitales, que nos llaman y tocan a las puertas de nuestro Hogar, que sirve y trabaja con sencillez. Un pueblo inteligente, con la inteligencia que tienen las mujeres, no ostentosa de poder, sino rica en servicio y memoria.
Hace poco hablé con la Sra. Casimira Rodríguez, actual Directora del Sedeges, mujer del campo también ella. Ella -recordando una visita realizada a nuestro Hogar hace 3 años atrás-, me sorprendió mucho al preguntarme: “¿Cómo está Arelí, la niña con piel de cristal?”. “Bien”, le contesté. “En este momento está con su madre en Argentina, para controlar su enfermedad en los hospitales del país vecino”. Me sorprendió gratamente que en el corazón y en la memoria de la Sra. Casimira había quedado grabada la historia difícil de una niña con enfermedad grave. Confieso haber aprendido en Bolivia que el cambio es memoria, memoria de una historia buena, a menudo dolorosa, como el caso de la pequeña Arelí, memoria de historias fecundas que nos unen, que fortalecen y construyen un país. Cambio obligado para no perder el necesario camino de la unidad.
El cambio sustancial pasa por re-cordar, es decir, volver a poner en el corazón los ejemplos, los hechos de una realidad dura, difícil pero en su esencia profundamente sana, honesta y buena que nos rodea, como la nuestra, que tocamos con mano siempre, aquí en la noche de la Casa de los Niños, donde, gracias a nuestros niños y a nuestras mamás, nunca vivimos la noche de la desesperación o la ausencia del corazón y la memoria.
La pequeña Anahí se ha dormido serena…

 

 

 

 

Tags:

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Primera edición del Boletín digital: Casa de los Niños

November 15, 2019

1/4
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square